Mallorca, Inca, Son Bordils y el vino
Del siglo XV al XVI


Escudo de la familia Bordils

En el siglo XV, el cultivo de la vid en Mallorca se extendió de manera importante, llegándose a aplicar medidas proteccionistas contra los "vinos extranjeros", principalmente procedentes de Valencia y Tarragona, y arbitradas por el "Gran i General Consell": 'Com per la gracia del nostre Senyor Deu l'any present ha gran abundancia de vi en tota la Illa i ha informacio se troba haver-hi compliment de vi per tot el present any i pus en la terra ha compliment de vi propi. El vi stranger faria gran dany en lo Regne per molt sguarts'. El año 1415, se abrió en Binissalem el "Celler de Deumes".

En este siglo, Dn. Joan Bordils i Pont, Caballero, hijo de Bernat de Bordils, ocupó, como su padre, los principales oficios de la universidad de Inca, siendo alcalde de esta villa los años 1416, 1420 y 1428; fue Conseller del Sindicat de Fora i del Gran i General Consell en 1426, junto a Jaume Albertí, y en 1435, junto a Bernat Fabregues; y finalmente Alcalde General de Mallorca en el año 1443.

Según consta en los Arch. Prots.-Lib. Magnates, Dn. Joan de Bordils adquirió el predio Son Bordils de las villa de Inca a Dn. Mateo Gallur el día 18 de enero del año 1433.

En el Archivo Bordils S. XVIII, consta que:

Mateu Gallur ven a Joan Bordils Alqueria dels Febrers, amb algunes estensions de terra més entre les quals hi havia una anomenada La Fermada. Aquesta alqueria estava sota l'alodi dels Hereus de Raboll. Llindava, per una banda amb La Fermada, les terres de Ferrer i el torrent de Pina, i per altra amb terres de Guillermo Saguer i dels hereus d'Antoni Salom.
Fou venuda a 1422 per 150 lliures (?) de les quals Joan Bordils en pagà només 100 perquè les altres 50 d'acord amb el venedor les havia invertides en reedificar les cases de l'alqueria esmentada.
(Libro de recopilaciones de los instrumentos y documentos del archivo y de la casa de Don Juan Bordils y de Tamarit. Tomo I, Mallorca 1779, Pág. 689 i 690. Faxo A3 número 6, Pag. 159).
En la Gran Enciclopedia de Mallorca consta lo siguiente:
'BORDILS. Apellido de la alta nobleza mallorquina, hoy extinguido. Dn. Guillem de Bordils fue diputado por Inca para rendir homenaje al rey Pedro el Ceremonioso. Su nieto, Dn. Joan Bordils i Pont, compró importantes tierras en Inca y Sancelles, entre otras las que en 1433 tomaron el nombre de Son Bordils (Inca) y padeció muchas pérdidas durante la revuelta de los "forans" (1451).'. (Gran Enciclopedia de Mallorca, Vol. II, pag 207 y sig.)

Ramis de Ayreflor (Ramis de Ayreflor y Sureda, J., Bolletí de la Societat Arqueológica Luliana,1905) también hace referencia aeste último extremo cuando, refiriéndose a Dn. Joan Bordils i Pont, dice: 'Calamitosos en extremo serían para él los últimos años de sus existencia, la tranquilidad y sosiego que trae de sí la vida campestre trocóse en azarosa y turbulenta'.

En 1451 tuvo lugar la revolta forana y, según relata Quadrado (Quadrado, Forenses y Ciudadanos, 2a. edición), 'los ajermanados del centro de la isla, en las comarcas de Inca y Sancellas, foco de la insurrección y teatro de los mayores atropellos desahogaron con predilección sus odios contra su Casa y bienes, causándole pérdidas de tanta consideración que por sí solas bastan para demostrar la opulencia de esta familia'.

Las pérdidas sufridas por Dn. Joan de Bordils, consignadas por Quadrado (pag. 255), son muy cuantiosas: '550 cargas de vino, 423 cuarteras de trigo, 27 de candeal, 231 de cebada, 39 de avena, 43 cabezas de ganado vacuno, 309 de lanar, 368 de cabruno, 102 cerdos, 44 pavos, 150 aves menores, 679 quesos, sin contar otros menoscabos en muebles y tierras'.

Como consecuencia de los hechos, la familia Bordils trasladó su residencia a Palma por estas fechas; lugar residencia que ya no cambiarían hasta finalizar la estirpe.

Cabe resaltar que en primer término de la relación de pérdidas aparece el volumen de vino sustraido, resaltando su importancia; siendo ésta, a mediados del siglo XV, la primera evidencia de la elaboración de vino en la Finca Son Bordils.

Cabe preguntarse cuál podía ser el origen de la inmensa fortuna acumulada hasta este momento en bienes y tierras por esta familia. Según relata Ramis de Ayreflor, en la villa de Bordils (Gerona) 'tenía un Solar la familia de su nombre, y miembros de la misma, Señores alodiales de la citada villa, vemos que durante el siglo XIV se desprenden de considerables bienes, motivado tal vez por su reciente establecimiento en Mallorca. En 1376, Guillermona, mujer de Francisco de Bordils, Caballero, establece grande extensión de tierra llamada la Coromina de Bordils a R. Bofill de Flasá', y en 1420, 'Guillermo de Bordils, Caballero, vende al Cabildo de dicha ciudad los diezmos de su propiedad, de la villa de Bordils, por la crecida suma de 12.000 sueldos, moneda catalana'.

No deja de ser curioso que en 1427, sea batle reial de la villa de Inca Dn. Guillem Bordils y que en la documentación recopilada por Roselló R. (1997), aparezca la información sobre un juicio habido el año 1434 en el que Dn. Guillem Bordils sale beneficiado:

1434, 15 maig. Bonifaci Morro i Joan Berard, doctors en lleis, actuant com àrbitres i amigables componedors entre els frares mercedaris per una banda i Guillem Bordils i Bartomeu Raboll, marmessors de Pere Raboll, d'altra, donen aquesta sentència: primerament la hipoteca dels bens que foren de Pere Raboll feta a favor de Guillem Bordils és vàlida ; en segon lloc els llegats fets a l'obra de redempció de captius corresponen al comanador i frares de la Mercè. Per tant Guillem queda obligat a dites prestacions. Es demana als jurats d'Inca vulquin aprovar aquesta sentencia (AHN, Clero, carp. 124, número 5
y otra información del año 1435 que demuestra que Dn. Guillem Bordils poseía una finca en Inca por estas fechas; que muy bien odría corresponder a las tierras que habían sido propiedad de Dn. Pere Raboll:
1435, 18 agost. El mostassaf ha multat Guillem Bordils, per l'amarador de lli que ha fet a la seva posessió (ARM, AH 121, f. 155v).

. El Llibre de Clavaria de la vila d'Inca del año 1436 pone en evidencia una curiosidad de la época: debían abundar los gorriones y por ello el erario público pagaba un cantidad de dinero por cada par de pies de gorrión que se le entregaba:

1436. Llibre de Clavaria de la vila d'Inca, essent clavari Bartomeu Estrany
Dades: 6 sous que costà el present llibre, 2 sous a Jaume Forner per 100 parells de peus de pardal; ... (sic) un sou a Joan Bordils per (.) peus de pardal.

y en la relación de batles reials de este siglo en Inca aparece otra:

A finales de siglo, aparece el apellido "Burdils", una variación fonética que podría ser consecuencia de la estancia de esta rama de los Bordils en Soller.

Dn. Felip de Bordils i Fuster recibió por donación (1441-1456) los bienes que fueran de su padre, Dn. Joan de Bordils i Pont. Dn. Felipe fué "conseller ciutadà" en el Gran i General Consell de Mallorca(1463-1469) y, siendo "jurat" de Palma (1470), murió en la misma ciudad. De sus primeras nupcias con Dña. Leonor de Sant Juan, tuvo a su hijo primogénito y, a la postre, heredero de sus bienes: Dn. Gaspar de Bordils de San Juan Fuster y de Torrella. De su segundo matrimonio con Dña. Isabel de Oleza, tuvo cuatro hijos, dos mujeres, Dña. Anselma y Dña. Isabel, y dos varones, Dn. Pedro y Dn. Juan. A Dn. Juan de Bordils y de Oleza se le considera el precursor de la segunda línea de los Bordils.

Dn. Gaspar de Bordils de San Juan Fuster y de Torrella, propietario de Son Bordils a finales del siglo XV, fue, al igual que su padre, Conseller del Gran i General Consell de Mallorca (1486) por el estamento de los Ciudadanos Militares, y "jurat" de Palma (1493, 1498). En 1515 nombró heredera usufructuaria a su segunda esposa: Dña. Juana Bartolomea de Torrella. Dn. Gaspar murió en 1520 y su viuda, Dña. Juana, nombró heredero universal a su hijo Dn. Roderic de Bordils i de Torrella.

Dn. Roderic de Bordils i de Torrella tambié ocupó el cargo de "conseller citadà" en el Gran i General Consell (1574). Casado con Dña. Isabel Soldevila, tuvo una sola hija: Dña. Magdalena de Bordils i Soldevila, casada a su vez con Dn. Jeroni Morey Cotoner. En 1568, Dn. Roderic nombró heredero universal a su nieto y tocayo: Dn. Roderic, hijo de Magdalena y Jeroni; falleciendo en 1578. Con el objeto de que no se perdiera el apellido Bordils, se creó el nuevo apellido Bordils-Morey; por lo que el nieto de Dn. Roderic pasó a llamarse: Dn. Roderic de Bordils Morey; propietario de la finca Son Bordils a finales del siglo XVI en el Catastro de Inca (1595), siendo la valoración de la misma de 12.000 libras mallorquinas

Por estas fechas, (1578) '... existían en la villa (Inca) 13 cellers, ocupando el cultivo de la vid casi toda la extensión de pequeñas propiedades que era el 30 por ciento de la superficie total del término, habiendo mucha plantación de mallola, o sea viña joven'. Considerando que el término de Inca ocupaba 5.821 Ha., la superficie de viña plantada sería en aquellos tiempos de unas 800-1.700 Ha. ; una cifra importante si consideramos que más ó menos coincide con la superficie total que en la actualidad existe en Mallorca.

En el catastro de Inca de 1595, pueden observarse muchas inscripciones con el término 'mallola', ó viña joven; lo cual indica la buena situación en la que se encontraba el sector vitivinícola en Inca a finales de este siglo XVI.

©http://www.sonbordils.es
[Capítulo anterior][Indice] [Capítulo siguiente]